El último pirata del Atlántico y la leyenda de los duros antiguos.

8:29 Costaleros Madre de Dios del Rosario 0 Comments

publicado por Atlee:

Llevaba tiempo queriendo hacer una entrada que hablara de Cádiz, y que lo hiciera de su carnaval…  Hoy, por fin, encuentro el día y lo hago, porque una noche no muy lejana del pasado mes de diciembre, algunos ibéricos estábamos en ese hogar humilde donde varios niños recuperan la ilusión y que lleva por nombre Nazaret,  cuando, entre cantes y acordes de guitarra, apareció el himno oficioso del carnaval de Cádiz “ Los duros antiguos”.


Me gusto oír de nuevo esos compases y al llegar a casa rescate la letra, que tenía olvidada, y redescubrí al tiempo, la historia que el “Tío de la Tiza” inmortalizó en ese famoso tanguillo del coro de los Anticuarios en 1905. Con su permiso la comparto con ustedes:
La historia comienza la mañana del 2 de Junio de 1904, cuando un grupo de trabajadores de la almadraba de “Hércules, enterraban en la playa desperdicios de pescado.
El “Malos pelos”,  uno de ellos, cavando, cavando, encontró un tesoro: “los duros antiguos” (monedas de a 8 reales, de curso legal durante el reinado de Fernando VI, acuñadas en Méjico a mediados  del siglo XVIII conocidas como la “de ambos mundos” porque en su anverso  aparecen los dos hemisferios entre las columnas del Plus Ultra).


Tras el descubrimiento, pronto se corrió la voz y todo Cádiz se lanzó a la playa en busca de más monedas de plata. En tres días se rescataron unas 1500 monedas que sirvieron para dar una alegría a los gaditanos y la inspiración para el autor de carnaval que supo encontrar la parte cómica de este hecho.
La historia sin embargo, no termina aquí….¿cómo llegaron las monedas a la playa?.  Buscando encontré varias teorías, pero la más popular, aunque no sé si la verdadera, es la que vincula el tesoro a la leyenda del  último pirata del Atlántico: Benito de Soto.
De Soto, gallego de nacimiento, enrolado en el bergantín de la Armada brasileña “ El defensor de Pedro” se hizo a la piratería tras liderar un motín que logró acabar con la vida del capitán del buque carioca y convertirlo en navío pirata bajo el nombre de “Burla Negra”. Tras varias acciones en el Atlántico, el pirata y su tripulación se dirigió a las costas de Cádiz, donde planeaba deshacerse del barco para retirarse y disfrutar de las ganancias. Sin embargo, al divisar el faro de la Caleta lo creyeron el de Tarifa, y terminaron embarrancados a corta distancia de Cádiz. El navío naufragó y la tripulación apresada. El capitán Soto, por su parte, tras huir a Gibraltar, fue igualmente hecho preso y condenado a muerte en la horca en 1830.
El Burla Negra, al final fue el único que disfrutó el tesoro de De Soto, llevándoselo al fondo del mar.  Sin embargo, las mareas y corrientes del Golfo de Cádiz las devolvieron para que el “Malos Pelos” los descubriera y el “Tío de la Tiza” los convirtiera a todos en leyenda.

Te puede interesar

0 DEJA TU COMENTARIO :

Gracias por tu opinión sobre la entrada.

Si deseas incluir un enlace utiliza este código:

<a href="Dirección de tu página">Titulo del enlace</a>